No preguntes qué puede hacer por ti el equipo. Pregunta qué puedes hacer tú por él.

Magic Johnson es el autor de la frase del título. Jugó en Los Angeles Lakers y no es conocido precisamente por hacer mates espectaculares. Su forma de jugar es precisamente un ejemplo de aportar al resultado del equipo.

En baloncesto hay varios roles que pueden desempeñar los jugadores cada uno con una función determinada: base, pivot, alero y escolta. Echa un ojo a este enlace sobre los diferentes roles de los jugadores de baloncesto.

Cómo trabajar en equipo

Podemos entender el “trabajo en equipo” de dos formas:

  • dividir el trabajo en partes iguales y que cada uno haga su parte
  • aportar al equipo lo que mejor sepa hacer cada uno

Con las dos formas se consigue terminar el trabajo. Únicamente con una de ellas se consigue un trabajo original y de calidad. ¿Sabes cuál es?

Identifica tu rol

Un rol es una forma espontánea de actuar y aportar dentro del equipo. Realmente, tu función no es elegir un rol, el rol te elige a ti. Es decir, tienes que conocerte a ti mismo para saber qué puedes aportar al equipo y descubrir cuál es tu rol.

Por un lado, vamos a ver algunos roles relacionados con la personalidad de cada uno:

  • El cerebro: creativo, imaginativo, poco ortodoxo. Es capaz de ver el trabajo antes de que esté hecho.
  • El coordinador: seguro de sí mismo, tiene la meta clara, delega bien. Es el más indicado para identificar las tareas y quién es el más apropiado para realizarla.
  • El evaluador: observador, tiene en cuenta todos las opciones, valora y juzga con exactitud. Si el trabajo tiene algún punto débil, el evaluador lo descubrirá.
  • El implementador: disciplinado, trabajador, convierte las ideas en acciones.
  • El investigador: busca nuevas oportunidades, encuentra información interesante que aportar.
  • El especialista: generalmente le interesa mucho un tema en concreto. Aporta conocimientos específicos al equipo.
  • El cohesionador: es diplomático, evita enfrentamientos, sabe escuchar y es capaz de mantener el equipo unido.

Ahora, vamos a ver algunos roles relacionados con el trabajo que tenemos que desarrollar en nuestro blog. Es muy parecido a una revista o periódico, así que los roles son:

  • Redactor: se le da bien expresarse oralmente y por escrito. Es capaz de captar la atención con sus palabras. Qué hay que contar que yo lo hago.
  • Creativo: actualmente se mete en el saco de creativo a los ilustradores, diseñadores, fotógrafos, maquetadores… En definitiva, si sabes dibujar, hacer lettering o se te da bien la fotografía haz que el trabajo sea atractivo. Que den ganas de leer el post depende de ti. Maqueta el trabajo: un párrafo aquí, una foto aquí, una cita… El creativo le va a poner sal al trabajo para que no quede soso.
  • Jefe de redacción: sabes cómo es el artículo o el post antes de que esté hecho. Una vez que el trabajo esté terminado, tu trabajo es revisarlo todo y dar la última pincelada si es necesario.
  • Fuentes y colaboradores: alguien tiene que encontrar algo interesante que contar. Busca y selecciona lo que vas a presentar al resto del equipo para que tenga algo sobre lo que trabajar.

Manos a la obra

Ahora toca decidir qué función y qué rol vamos a adoptar en el equipo. Desde que empezamos este proyecto hasta ahora hemos evolucionado mucho. Aquí solo hay algunas pistas más para seguir creciendo. No preguntes qué puede hacer por ti el equipo. Pregunta qué puedes hacer tú por él. ¡A trabajar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s